Nuestra vida - Santa Gema

Vaya al Contenido

Menu Principal:

La Congregación

El carisma de una Congregación religiosa es ese don del Espíritu que amorosamente entrega al Fundador para que embellezca la figura de su Esposa, la Iglesia.

El carisma de la Familia Pasionista es la Memoria del Crucificado. Esta memoria recuerda que no hay más dios que el Dios que se entrega al hombre; ni más hombre de verdad que el que vive y se desvive por los demás.

En esta memoria el hombre se siente amado por Dios, y recupera y libera lo mejor de si mismo para la entrega: la cruz ya no irradia soledad, desesperación o noche; su última palabra es luz, apunta a un amanecer y despierta la esperanza. La historia del Crucificado-Resucitado es el aval de un cristiano, ahí nace su fe. Un no creyente puede advertir también que, cuando un hombre lleva la cruz de otro hombre, se está alumbrando ya una resurrección, y que, donde nadie lleva la cruz de nadie -por olvido, egoísmo o desinterés-, la soledad nos invade y el mundo se deshumaniza. 

San Pablo de la Cruz, fundador de los pasionistas, nos dejó algo más que una frase piadosa, cuando repetía: "la Pasión de Jesucristo esté siempre grabada en vuestros corazones". Insistía convencido: "los males de la Iglesia y de su tiempo tienen su raíz en el olvido del Crucificado". Nos apremió a mantener viva en nosotros y en el pueblo la memoria de la Pasión. Toda su vida la dedicó a proclamar a los pobres el Evangelio de la Cruz , el evangelio de la vida.

La Memoria del Crucificado, alimentada en la contemplación orante, mantienen viva la causa de la muerte del Hijo del hombre: Cristo murió porque los hombres matan. Pero eso no es todo: Cristo ha muerto libre y amorosamente porque se echó al corazón y a los hombros la cruz del hombre. La tierra en la que crece el carisma pasionista es la contemplación y solidaridad con el Crucificado, que nos remite a los crucificados de la tierra, y viceversa.

De esta memoria y con este carisma ha nacido la Familia Pasionista, una familia de hombres y mujeres, religiosos/as y laicos/as dando frutos en los cinco continentes, en más de 50 naciones. Y ahí están las obras, generando resurrección y vida nueva, que si la cruz no genera resurrección y vida, se ha falseado su memoria.

Si podemos apreciar que todas las congregaciones religiosas están comprometidas con los marginados, es porque todas han nacido de la Cruz. Aquel hombre, o aquella mujer que son los fundadores llevaban dentro el Espíritu de Dios que un día se reveló así: "he visto el dolor de mi pueblo, he escuchado el gemido de mi pueblo y estoy dispuesto a liberarle."

El carisma de nuestras comunidades pasionistas, hoy lo traducimos así:
"revitalizados por la memoria del Crucificado y desafiados por los crucificados de hoy, nos disponemos a una permanente conversión personal y comunitaria, mediante la fidelidad a la oración, un estilo de vida sencillo y pobre, y una búsqueda constante del diálogo y el discernimiento para ser signos creíbles del Reino y testigos de Dios, que reivindica la dignidad de la persona humana y el respeto de la creación."

Pero la verdad última de un carisma no se dice con palabras; se manifiesta en las obras. La palabras y declaraciones pueden acaparar toda la savia de un carisma y dejarlo estéril de frutos. Por todo esto, desde sus mismos orígenes, y hasta hoy, la familia pasionista está llamada a vivir:
  • Las inquietudes misioneras y evangelizadoras
  • El trabajo por la unión entre las Iglesias
  • El compromiso con los más pobres, en géneros de pobreza muy variados, entre los desheredados de la tierra, en el Tercer y Cuarto Mundo.
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal